AmatistaAl momento de preparar una picada, lo primero es pensar en la cantidad de personas que la degustarán. Si se trata de una picada para comer, como plato principal de una cena o almuerzo, se deben calcular unos 250 gramos aproximadamente por persona. Pero si se la piensa para picar, como entrada, deben calcularse unos 120 gramos por comensal.

En segundo lugar, es importantísimo elegir productos de buena calidad porque al paladar de cada invitado resultará mucho más agradable un producto de mejor calidad que aquél que no lo es tanto. Para este caso, las tiendas de comidas especializadas pueden dar un asesoramiento adecuado.

Ahora sí, en lo que respecta a fiambres se puede optar entre jamón cocido, jamón crudo, salame picado fino (con menos grasa) y grueso (con menos grasa pero más sabroso), mortadela, panceta, bondiola, lomo ahumado, leverwush (salchichas alemanas) o longaniza. Los fiambres pueden ser cortados de diversas maneras, siempre el corte en rodajas queda mucho más presentable en una bandeja de madera; pero también puede servirse cortados en cuadraditos para un uso más práctico y familiar.

En países como Argentina y Uruguay, es indispensable servir en una picada un buen chorizo o salame de campo, productos que siempre son apetecibles a estos paladares.

Por otra parte, en lo que concierne a los quesos, se trata siempre de mezclar diversas variedades: quesos duros, semiduros, queso azul, de cabra y los quesos untables. Los que no pueden faltar bajo ningún punto de vista son el roquefort, mozarella, brie o camembert, el conocido queso mar del plata y el gruyere.

Otro complemento indispensable en las picadas son las aceitunas: verdes, negras y rellenas. Aquellas rellenas de almendras son sumamente aceptadas por los paladares más gourmet o atrevidos. En lo posible, como consejo, deben elegirse las de mayor tamaño, que son las aceitunas de exportación, mucho más carnosas y sabrosas.

Los ingredientes especiales son los que agregan un estilo diferente a las picadas, como por ejemplo, los tomates secos; las frutas secas como las nueces, almendras y pistachos; las anchoas o sardinas; pickles, pepinillos o berenjenas en conservas; hongos y ajíes asados.

Las salsas para acompañar complementan de manera perfecta algunos sabores de productos gourmet. Algunas que no pueden faltar son las pastas de aceitunas negras o verdes, que preparadas con mayonesa suave y gotas de limón son sumamente deliciosas; o los patés de tomates secos o de hongos ahumados. Estos últimos, pueden prepararse con partes iguales de crema de leche y queso crema y terminan siendo una opción sumamente fácil y rápida de preparar.

Por último, están los panes, que no son un ingrediente menor en absoluto. Un consejo para las picadas es elegir los panes saborizados con nuez, queso parmesano, sésamo, orégano y las baguettes. El pan ideal para las picadas es el focaccia y para aquellos que gustan de las galletas, unas marineras en la panera no vienen nada mal.

 

Para conocer más productos gourmet y tentarse con algunas ideas de regalos para picadas, podés mirar nuestro catálogo y productos relacionados.

 

PRODUCTOS RELACIONADOS