cerveza patagonicaSiempre es bueno saber cuál es el maridaje perfecto de los alimentos y las bebidas, de qué manera se equilibran mejor o realzan más los sabores de uno y otro. Principalmente, resulta un instructivo útil cuando se trata de invitar a alguien especial a casa o de hacer un buen regalo, que nos destaque en cualquiera de los sentidos.

Para ello, acercamos una guía útil a tener en cuenta para regalos empresariales o simplemente para sorprender a un invitado.

Uno de los maridajes más comunes o ampliamente reconocido es el de los vinos tintos de crianza (aquellos vinos que tienen un envejecimiento de al menos 1 año, con 6 meses en barrica de roble como mínimo) con preparaciones tales como los estofados, asados, legumbres y quesos ahumados y aromáticos. Este equilibrio de sabores es importante tenerlo en cuenta para hacer cualquier comida en el hogar o para pensar un regalo corporativo, por ejemplo, ya que no falla nunca puesto que el tinto es uno de los vinos de mayor aceptación.

Otro maridaje muy tradicional sobre todo para quienes acostumbran visitar restaurantes españoles, es el del jerez con aceitunas, jamón ibérico, almendras tostadas y sardinetas. Este maridaje es más que recomendable cuando se quiere hacer una mini picadita antes de comer, sin la necesidad de cortar demasiados quesos y fiambres.

Los vinos blancos son los acompañantes perfectos de los platos a base de pescados, paellas y mariscos. Un sushi con un cosecha tardía dulce invita a una explosión de sabores en boca incomparables, por ello a la hora de hacer un regalo gourmet muchas veces se recomienda obsequiar un vino blanco de este tipo con algún elemento para comer sushi. Los blancos maridan muy bien además con la pasta italiana y los quesos semicurados.

Por último cabe destacar el maridaje de la cerveza. En verdad esta bebida no tiene un equilibrio adecuado con cualquier alimento por lo cual hay que ser mucho más cuidadoso. Cuando se trate de preparaciones con carnes, lo importante es saber que cuanto más sazonado esté el plato (siempre que no tenga demasiada pimienta) se van a optar por cervezas más oscuras y de mayor cuerpo. Por su parte, cuando se trate de pollo, se recomienda acompañarlo con la misma cerveza con la que se ha realizado su preparación: Con pechugas al estragón o pollo al ajillo resultan un equilibrio de sabores para no perderse. En cambio no se recomienda que la cerveza acompañe al pollo asado ya que generalmente, tiende a opacar el sabor de su carne.

Por último, un dato interesante es que las cervezas ligeras y de cuerpo medio quedan muy bien con las ensaladas. Las más especiadas, que no tengan ningún aderezo ácido como el limón o el vinagre, maridan muy bien con cervezas fuerte de sabor suave a lúpulo. Por su parte, las ensaladas que contienen quesos de cabra combinan perfecto con una cerveza ale. Este dato es importante para poder atreverse un poco más a la combinación de sabores y salir de la típica cervezas con picadas que todos acostumbramos.

 

Para conocer más ideas sobre regalos empresariales gourmet e ideas para combinar sabores, ingresar al siguiente link.

PRODUCTOS RELACIONADOS