Ingredientes:

– 500 gr de mozzarella (comprá un pedacito de la que viene en barra)

– 150 gr de harina

– 3 huevos batidos

– 300 gr de pan rallado

– Orégano

– Sal

– Una salsa (puede ser con especias ahumadas, pasta de tomates secos, pate de aceitunas ahumadas).

Preparación:

Para comenzar con nuestra receta se corta el queso mozzarella en bastones (¡gorditos!).

Aparte, se baten con un tenedor los huevos y se condimentan con sal y orégano.

Se pasa cada bastón por la harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado.

Se reservan en la heladera durante quince minutos para que se enfríe bien el queso (y no corramos el riesgo de que se chorree al freírlos).

Se fríen en abundante aceite y bien caliente hasta que resulten doraditos y crujientes.

Se escurren en papel absorbente, se sirven con la salsa elegida y a disfrutar.

Algunos Consejos:

-Nunca pepares estos bastones con queso cremoso, porque se chorrea mucho dentro del aceite y después quedan huecos.

-Podés condimentar el pan rallado con hierbas, ají molido o especias y así darle tu toque personal.

-La técnica ideal para freír estos bastones se suele llamar “fritura profunda”, y consiste en freír con mucha cantidad de aceite a alta temperatura para que los bastones resulten doraditos y crujientes sin absorber.