Existen momentos especiales que son más propicios para la sorpresa de un regalo corporativo, por ejemplo, Fin de Año, en el logro de un éxito profesional o en un momento de celebración. Sin embargo, los regalos corporativos están presentes en la rutina cotidiana de la empresa.

Hay tantos lugares para comprar regalos corporativos como regalos en sí. Mucho depende de qué tipo de servicios necesite y cuántos obsequios desee comprar.

Hoy les traemos una guía a tener en cuenta a la hora de solicitar un presupuesto para un regalo corporativo que cause una buena impresión.

Logo Si o No: Esta es una decisión importante. Todos disfrutamos de ver nuestro logo impreso, pero es verdad que no todos los receptores de mi regalo lo van a apreciar. Deberíamos hacernos la pregunta de si es o no imprescindible colocar nuestro logo en el próximo regalo. Y si es buena idea aplicarlo, dónde y cómo.

El presupuesto disponible: Lo primero a considerar es la relación comercial que existe con quien va a recibir el regalo y por supuesto el objetivo del regalo. En el caso de regalos de Fin de Año, usualmente se trabajan diferentes tipos de regalos para diferentes clientes, de esta forma el agradecimiento que implica el regalo a entregar, tiene una relación directa con el vínculo de negocios que tenemos. Cuando uno conoce su presupuesto disponible, debería pensar por ejemplo si le va a dar una gran importancia al packaging o a su contenido, eso lo va a ayudar a acotar las posibilidades entre las cuales elegir.

El objetivo del regalo: si está interesado en algún tipo de regalo temático (ecológico, para vida al aire libre, para el asado, para el bienestar personal).

Que regalos hice en años anteriores: a veces es bueno no regalar la misma temática.

Dónde y cómo se entrega del regalo: si se envía al interior o se entrega en capital, por ej. Si lo recibe en la compañía donde trabaja o en su domicilio.

– Recordar que los obsequios corporativos deben guardar coherencia con la esencia de la empresa que lo envía y el mensaje clave de esa organización.

– Es importante que, antes de iniciar la búsqueda del regalo, reflexionemos sobre lo que busco transmitir; es decir, si quiero que los empleados prueben algo nuevo, o un regalo con los productos básicos de navidad, o tal vez quiero regalos sustentables, o que lo puedan compartir con más personas.

– El mensaje es tan importante como el regalo: tiene que ser perfecto. Porque es el que muchas veces dota de sentido todo el concepto. Por ejemplo, podés regalar una manta, es un buen regalo, pero si ésta va acompañada de un “Allí donde estés, te abrigamos”, por ejemplo… es mucho más lindo.

Como se habrán dado cuenta los regalos corporativos no son ninguna ciencia exacta. Las premisas son tratar de ser creativos, ajustarse al presupuesto disponible y causar un buen impacto en el destinatario para que el esfuerzo haya valido la pena. Te invitamos a conocer nuestro catálogo online https://www.templura.com/regalos-empresariales/catalogo/