En el año 2004, Ricardo viajaba al norte de nuestro país con carga de harina y otros; y por esas cosas de la vida, a su vuelta, decidió llevar postes y maderas para vender cuando llegara a su Córdoba natal. Así, sin pronosticarlo, daba comienzo a una pyme familiar: Mailin Maderas.

Esta empresa regional se dedica principalmente a la venta de Postes, Varillas, Tranqueras, Tirantes, Bretes, Cargadores, Casillas de Operar, Basculas para Ganado, Comederos, Maderas aserradas, sillas, mesas y bancos rústicos. Está ubicada en la localidad de Pascanas, en el sudeste de la provincia de Córdoba y hasta allí llego Templura.

Sus Comienzos

En el origen solamente se vendían postes y maderas, con el tiempo y a medida que se afianzó el negocio, alquilaron una carpintería y comenzaron a fabricar artículos rurales. Luego de haber adquirido más experiencia pudieron comenzar con los muebles y productos de mayor terminación y detalle. Hasta que en el año 2007 compraron las herramientas de la carpintería que alquilaban y lograron tener su propia instalación. “Con la idea de aprovechar recortes de maderas que no se utilizaban en los productos que se fabricaban, comenzamos a hacer tablas de asado y picadas” nos cuenta Jorge Belondi, fundador de Mailin Maderas quien lleva adelante la empresa familiar junto a su padre, dos empleados más y “nuestras familias que están para dar una mano cuando es necesario”.

A la hora de hablar de su materia prima, Jorge nos explica que proviene de las provincias de Salta, Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Misiones, y que en su mayoría son de quebracho colorado “la gente busca en nuestros productos la terminación rústica y la calidad, ya que son fabricados con maderas duras, lo cual les da a las tablas una larga vida útil”.

Sus Objetivos

Jorge, su familia y empleados aspiran sencillamente a seguir creciendo, desean que Mailin Maderas llegue a ser conocida por la calidad de sus productos y así, en un futuro, poder exportar a otros países algo de lo que producen.

“Creo que algo que tenemos en común con Templura, son las ganas de emprender cosas nuevas y que las dos somos empresas familiares, donde los dueños estamos a la par de los empleados trabajando mano a mano” reflexiona Jorge. Él siente que, si hay algo que los distingue desde el nacimiento de Mailin Maderas, es el amor de una familia puesta en una empresa y la apertura que tienen con sus clientes: “sabemos escucharlos y adaptarnos a sus necesidades. Una señal de esto es que comenzamos bien de abajo, sólo vendiendo lo que se traía del norte y en la actualidad se fabrica desde una tabla para asado hasta una instalación completa para manejo de ganado vacuno”.

Sin dudas, Mailin Maderas es una pyme familar que se distingue por su honestidad y servicio al cliente, y desde hace muchísimos años forma parte fundamental de nuestros regalos.

Ahora que ya los conoces, te invitamos a que vos también los descubras: