En estos tiempos donde todo es virtual, debemos reconocer que todos tenemos algún objeto en la oficina al que le tenemos un especial cariño, no importa si es nuevo o en qué condiciones se encuentre. Algunos de estos elementos nos conectan con recuerdos de momentos vividos o de personas queridas. Esos recuerdos de los viajes que hicimos o los regalos que nos hicieron personas apreciadas, por poner sólo un par de ejemplos.

Esas pequeñas cosas personales que rodean nuestro lugar de trabajo, en ocasiones, es un tema de discusión, ya que hay quienes sostienen que son factores de distracción y hay otros que refutan con investigaciones, comprobando que la productividad, en el caso de permitir rodearse de objetos personales (fotos de familiares, recuerdos, una planta, amuletos, etcétera) la incrementan hasta un 25% más que los que carecen de esta posibilidad.

Sea cual sea tu lugar de trabajo, la oficina o tu casa, es importante que le des tu estilo personal. Desde Templura te recomendamos una taza de cerámica artesanal, un organizador de escritorio sustentable, un portaretratos de madera y metal y; el infaltable set de mate. Recordá que lo importante es que le des calidez a tu espacio.

Tener tu toque personal te va a ser sentir feliz y esa felicidad y sentido de pertenencia se reflejará en tu trabajo. Tus clientes o empleados van a ver que estás tranquilo, seguro, feliz de hacer tu labor… y si lo perciben habrá más confianza y por consiguiente, el clima laboral será cada vez mejor.

En conclusión, tengamos en cuenta que esos objetos, son una continuidad de la persona que se encuentra trabajando. Para este tipo de motivaciones, no hay necesidad de seminarios. Basta con mirar.