Jujuy, tierra mística de rincones mágicos que asombra a cada viajero. El paisaje de Casira habla por si sólo, un lugar de gente trabajadora y con manos majestuosas que esculpen figuras de arcilla que no podés dejar de conocer.

Allí surgió el emprendimiento familiar de Flora, quién luego se trasladaría a San Salvador de Jujuy. Ella se dedica a tiempo completo a la elaboración de recipientes y vasijas de cerámica a base de arcilla, oficio que heredo de su madre. “Desde muy pequeña empecé a jugar con la arcilla hasta que me di cuenta que tenía una gran facilidad de manejar y modelar las piezas que yo quería, entonces decidí que la alfarería seria mi profesión” nos cuenta Flora.

La arcilla para las ollas y cacharros proviene de Casira, un pueblo que se encuentra cerca de la frontera con Bolivia, a 52 kilómetros de La Quiaca, a unos 2,500 msnm, con un poblado de apenas un centenar de habitantes, “la materia prima se la extrae del cerro con picos y palas”.

Flora nos cuenta también que la elaboración artesanal y a pequeña escala es algo bastante difícil de mantener, más cuando la competencia de la producción más seriada para comercializar se consolida, “aunque no tengamos tanta producción, lo importante es que cada producto que creamos está realizado con una técnica que tiene cientos de años y que si no lo hacemos va a perderse, por eso aunque muchos lo hacen, nosotros no trabajamos con moldes, es todo con las manos”.

Flora ha logrado el Reconocimiento a la calidad por sus piezas presentadas en el Comité del World Crafts Council Latinoamérica (WCC), perteneciente al Programa de Reconocimiento a la Calidad Artesanal para el Cono Sur, patrocinado por la Unesco. Para la artesanía argentina, ese reconocimiento funciona como un sello que acredita su calidad, en base a los parámetros de excelencia técnica, innovación, diseño, representatividad, autenticidad, respeto al medio ambiente y comercialización.

Con mucha humildad ella finaliza la entrevista contando que a la gente le gustan los productos porque es todo natural y artesanal y sirve para utilizarlo en la cocina.

Esperamos que esta nota ayude a conocer la historia que hay detrás de cada elaboración de los productos que forman parte de nuestros regalos y a mantener vivas las tradiciones y los conocimientos de las culturas originarias.

Hacé click acá para ver más: VIDEO – El origen de nuestras ollas y cuencos de arcilla

Con Templura buscamos fortalecer las economías regionales de nuestro país, y a la vez, brindar un regalo de calidad que te permita contar historias, y que, quien lo reciba pueda conocer su origen.