present-3-1313190-1280x960
Una de las bases del marketing es tener siempre presente a los clientes, poder seducirlos y llegarles de alguna manera al corazón para que nuestras ventas sean cada vez mejores. El sustento de las ventas está en la confianza y esto se refleja en la marca, ya sea de nuestra empresa o de nuestra persona.

El regalo es una de las herramientas más utilizadas desde los sectores de marketing porque permite crear y fortalecer vínculos de toda índole, reforzando la confianza depositada en las empresas. El regalo es el puente de acceso al cliente en lo más profundo de sus fibras sensibles. A todos nos gusta recibir un regalo y si además, acogemos el regalo que acierte con nuestra persona o gustos, nos da una satisfacción más que gratificante. Por ello, es importante poder conocer, averiguar e investigar al cliente al que se le va a hacer el obsequio. Ni siquiera se tiene que tratar de algún objeto caro, simplemente es acertarle en la manera de personalizarlo.

Lo que sí es más que cierto es, que el ignorar al cliente, puede ser una amenaza crucial a tu negocio; sucede algo similar cuando se nos olvida hacer un obsequio a nuestra pareja; ello de seguro ocasionará un enojo importante.

La personalización del obsequio siempre es significativa para no dar un mensaje erróneo. Por ejemplo, si tenemos pensado regalar bolsos, mínimamente es indispensable optar por dos estéticas: una para clientes mujeres y otra para varones; si pensamos en un desayuno sería bueno consultar con las secretarias si sus jefes toman mate, té o café. Por su parte, si pensamos en obsequiar productos gourmet con alguna bebida, sería bueno saber antes si nuestro cliente prefiere las cervezas, el vino o el champagne. Estos simples detalles que pueden sondearse con alguna pregunta al pasar o conversando con su entorno, dan lugar a una personalización del regalo que nos asegure la gratificación de nuestro cliente y por ende, el depósito de su confianza en nuestra marca.

 

VER PRODUCTOS RELACIONADOS: