La provoleta es un clásico a la hora de cocinar a la parrilla y también al horno o a la plancha es una excelente compañía para la picada o como entrada.

Más allá de su preparación clásica, con orégano y aceite de oliva, podemos jugar con los ingredientes para darle nuestro propio estilo. Unos tomates secos en aceite de oliva, un mix de especias ahumadas, por qué no unas alcaparras, pepinillos agridulces o aceitunas picadas. La variedad depende de tu imaginación y gusto pero por darte más ideas unos hongos ahumados o pimientos en aceite son buenas combinaciones para este manjar argentino.

Podés hacerlas todas y jugar con la combinación de sabores y texturas. Y hasta podés proponerle a tus invitados que adivinen los sabores que usaste.

Es una propuesta atractiva que busca descubrir nuevos sabores y experiencias a tu paladar y sin duda una forma de sorprender en la mesa con un clásico pero con un toque diferente.

¿Conocés la provoletera enlozada que ofrecemos en Templura? Te armamos el regalo con los ingredientes que prefieras para tu regalo sea toda una experiencia gourmet.

 

 

Productos relacionados: